2 de marzo de 2012

Casa de muñecas de Maida

Este año, los Reyes Magos le trajeron una casa de muñecas a Maida, la mujer con la que este que aquí escribe comparte sus días. Cansado de la obsolescencia de todos los productos que se pueden adquirir en la actualidad (sobre todo los relacionados con la tecnología), decidí pedir en la carta algo que sobreviviese a los tiempos que corren. En casa tengo libros de mi abuelo, pero, ¿tendrán nuestros nietos libros nuestros? Como mucho tendrán una antigüedad llamada e-reader o un tablet. Y ni siquiera eso, porque ahora cuando algo se hace viejo, se estropea o simplemente pasa de moda, lo tiramos a la basura. En fin, que al final llegó la casa de muñecas y mi intención ahora en este blog es ir poniendo alguna foto para que veáis como avanza la “obra”. De momento no pondré demasiadas a la espera de si Maida se decide a crear un blog exclusivo sobre este entretenimiento o si por el contrario continúa en el batiburrillo de entradas blogueras que es este Diario de Diógenes.




2 comentarios :

  1. Menuda mansión. Si lo pone en una montaña me recuerda al hotel de El Resplandor (vigile por si aparecen gemelas en alguna habitación)

    ResponderEliminar
  2. Peazo de casa. Vais a tener trabajo para decorarla toda.

    B7sss

    ResponderEliminar